ECONOMÍA MUNDIAL DEL SECTOR PESQUERO – JULIO 2018

Fecha: 

Domingo, Julio 1, 2018

ECONOMÍA MUNDIAL DEL SECTOR PESQUERO – JULIO 2018

Se espera que la producción mundial de pescado continúe aumentando en 2018, con las cosechas de acuicultura que ahora representan alrededor del 49 por ciento del total. Aunque las buenas perspectivas de este año para la pesquería de la anchoveta peruana probablemente impulsen el crecimiento de las capturas silvestres mundiales a un escenario levemente positivo en 2018, la constante expansión anual de 4 a 5 por ciento en la producción acuícola superará a las pesquerías de captura como la principal fuente de pescado dentro de 2 años.

 

En el caso del pescado para alimentos, la oferta más limitada para una serie de especies clave silvestres, como el bacalao, el arenque y los cefalópodos, contribuirá a una mayor reducción de la parte de las pesquerías de captura para los 20,7 kg de pescado per cápita de consumo pronosticados para 2018. Mientras tanto, el crecimiento proyectado para las cosechas mundiales de camarón, salmón, tilapia, pangasius, lubina y dorada contribuirá a un incremento del 2,9 por ciento en el consumo per cápita de pescado de cultivo, a 11,4 kg. En general, el consumo per cápita de pescado sigue creciendo en torno al 1 por ciento anual, impulsado principalmente por el crecimiento de los ingresos en las economías emergentes y el aumento asociado en el gasto en productos pesqueros.

 

Los primeros indicios en 2018 sugieren que el comercio internacional de productos pesqueros se expandirá aproximadamente un 8,3 por ciento en términos de USD este año. Este es el resultado de una moneda estadounidense más débil en lo que va de 2018 en comparación con el 2017 en su conjunto, así como de las condiciones económicas favorables que persisten a nivel mundial a pesar de la "guerra comercial" entre los Estados Unidos de América y China y el ajuste monetario generalizado por los bancos centrales. La demanda de productos pesqueros es fuerte tanto en los mercados desarrollados como en los mercados en desarrollo, y se observan fuertes aumentos de precios donde el crecimiento de la oferta es insuficiente. La disparidad entre el crecimiento del valor total (+ 8,3 por ciento) y el aumento esperado del 0,7 por ciento en el volumen comercializado refleja la continuación de estas tendencias al alza para varias categorías de productos muy comercializados en 2018. El salmón, el pangasius, bacalao, pulpo y los bivalvos, así como las ganancias interanuales en los precios de la harina de pescado, contribuyeron a una presión hacia arriba sobre los precios de los productos pesqueros, llevando al Índice de Precios del Pescado (FPI) de la FAO a niveles sin precedentes, alcanzando un máximo de 165 en marzo de este año.

 

Las exportaciones de productos pesqueros del mayor exportador del mundo, China, deberían potenciarse en 2018 con la mejora de las condiciones económicas en Japón y la fuerte demanda de los socios comerciales regionales en el este y sureste de Asia. En India, se espera que continúe el fuerte crecimiento de los ingresos por exportaciones gracias a las buenas cosechas de camarón de cultivo. La buena demanda del mercado estadounidense también está beneficiando a los exportadores de camarón y atún en América Latina y el sudeste asiático, así como al sector del salmón en Chile. En la UE-28, una perspectiva económica relativamente fuerte está sosteniendo la firme demanda de una variedad de especies y se prevé que se traduzca en un crecimiento acelerado de las importaciones de alrededor del 10 por ciento en 2018, aunque la apreciación del euro frente al dólar estadounidense es un factor importante en este cálculo. Noruega es el principal beneficiario de las condiciones positivas del mercado de productos pesqueros para la UE-28, al registrar ingresos de exportación récord para el bacalao y el salmón. Mientras tanto, las exportaciones de productos pesqueros fuera de la Federación Rusa mejoraron debido a los buenos precios de demersales, mientras que las importaciones de la Federación Rusa se vieron favorecidas por un entorno macroeconómico más positivo a pesar de las sanciones comerciales vigentes.

 

Una consideración cada vez más importante que afecta a las perspectivas a medio plazo para el comercio de productos pesqueros es la disputa comercial en curso entre los Estados Unidos de América y China. Este último es uno de los mayores proveedores de productos del mar en EEUU, como productor y como procesador y reexportador de las capturas de la flota estadounidense, incluidos el salmón, el bacalao y la polaca de Alaska. Como resultado, se espera que China sufra relativamente más por la introducción de aranceles de hasta el 10 por ciento en una serie de productos pesqueros importados en los Estados Unidos de América. Por otro lado, los productores estadounidenses de langosta y cangrejo también están destinados a perder debido a la represalia de los aranceles de importación (25 por ciento) de las autoridades chinas. Sin embargo, la disminución esperada en los flujos comerciales entre los Estados Unidos de América y China para las especies afectadas representa una oportunidad para muchos otros países. Los productores de Canadá, India y el sudeste asiático, como Indonesia y Tailandia, se beneficiarán como exportadores a los Estados Unidos de América, mientras que Canadá, la Federación Rusa y Noruega pueden potencialmente cubrir parte del déficit proporcionado por Estados Unidos en el caso de China.

 

 

Nike Air Max 270