ECONOMÍA MUNDIAL DEL SECTOR PESQUERO -ABRIL 2019

Fecha: 

Miércoles, Abril 3, 2019

Economía mundial del sector pesquero

Tensiones comerciales afectan a los mercados en 2019, pero la oferta limitada mantendrá los precios altos

Los pronósticos de producción para el sector pesquero mundial durante 2019 sugieren que la oferta total será similar a 2018. Se proyecta un crecimiento plano o mínimo, mientras la demanda continúa fortaleciéndose. Las capturas seguirán siendo bajas para algunas especies silvestres clave, como el bacalao, la caballa y el pulpo, mientras que las pesquerías de atún también fueron menos productivas a principios de 2019 en comparación con el mismo período del año pasado. Se espera que la producción total proveniente de la pesca de captura disminuya alrededor de un 3,4 por ciento en 2019, en comparación con el aumento de 2,2 por ciento en 2018, que había sido en gran parte impulsada por los buenos desembarques de anchoveta. En cuanto a la acuicultura, el panorama para 2019 es variado. Se pronostica un crecimiento continuo de alrededor del 4 por ciento para la producción acuícola en su conjunto, pero la oferta sigue siendo bastante limitada para algunas especies importantes como el salmón. De las aproximadamente 177,8 millones de toneladas de pescado que se producirán en 2019, alrededor del 89 por ciento será utilizado para consumo humano directo, lo que se traducirá en un consumo mundial per cápita de 20,5 kg.

El comercio mundial de productos pesqueros durante 2017 y 2018 se caracterizó por los precios altos y un crecimiento significativo, pero las condiciones positivas anteriormente mencionadas se deterioraron a principios de 2019. Las tensiones comerciales entre los Estados Unidos de América y China no se resolvieron y la incertidumbre es total. Este entorno comercial desfavorable se suma a la postergación de la fecha límite para la salida del Reino Unido de la Unión Europea (Organización Miembro) al 31 de octubre de 2019, sin más posible consenso producto de las negociaciones en curso. Esto mantiene a la industria pesquera en el Reino Unido y la UE con muchas interrogantes, al menos por siete meses más, o tal vez más tiempo, y con la posibilidad de consecuencias arancelarias significativas sobre la mesa. Junto con las condiciones monetarias más estrictas en muchas grandes economías, se espera que esta incertidumbre restrinja el crecimiento del producto interno bruto (PIB) mundial a 2,6 por ciento, en comparación con el 2,9 por ciento del año pasado.

El Índice de Precios de Productos Pesqueros de la FAO (FPI) alcanzó un nivel récord de 165 en marzo de 2018, marcando el fin de una tendencia que fue impulsada por la escasez de oferta de varias especies muy comercializadas, junto con una fuerte demanda en todo el mundo. La tendencia al alza de los precios se fue agotando hacia la segunda mitad de 2018 a medida que los volúmenes de producción aumentaron para varias especies, pero los niveles de precios aún fueron altos en términos históricos al entrar en el 2019. El FPI fue estable en términos interanuales en 160 puntos en diciembre de 2018, con precios todavía excepcionalmente altos para las especies de captura como el pulpo y la caballa, pero las abundantes cosechas de camarón y salmón en la segunda mitad del año ayudaron a bajar los precios de las especies acuícolas comercializadas. Los precios de la harina de pescado, que es un insumo importante para el sector acuícola mundial, registraron una fuerte tendencia a la baja debido a los buenos volúmenes de producción a lo largo de 2018 y se mantuvieron bajos a principios de 2019.

Con la desaceleración de la demanda mundial y las tensiones comerciales que contribuyen a un mercado más desafiante, varios exportadores importantes de productos pesqueros están observando contracciones comerciales en 2019 luego del desempeño positivo del año pasado, particularmente en Asia. Es probable que las exportaciones totales de productos pesqueros de China disminuyan significativamente durante el año, mientras que los ingresos por exportación de Indonesia, India y Filipinas también se verán afectados. Las exportaciones noruegas deberían mantenerse estables, con buenos niveles de precios para sus especies más importantes, mientras que los exportadores latinoamericanos probablemente aumenten sus exportaciones totales debido al fuerte mercado de salmón y una abundante producción de harina de pescado. En cuanto al mercado, Japón, la UE y los Estados Unidos de América registraron caídas en el valor total de las importaciones de productos pesqueros a principios de 2019, retrocediendo respecto a las ganancias logradas el año pasado. En las economías en desarrollo, el crecimiento de las importaciones se desacelerará, pero seguirá siendo positivo.

Los efectos negativos de la guerra comercial entre China y los Estados Unidos de América persistirán a lo largo de 2019, con una posible escalada adicional de las tensiones comerciales transatlánticas entre los Estados Unidos de América y la UE. Sumado al resultado aún incierto del Brexit, estas preocupaciones alimentan la especulación de que el comercio mundial está listo para una desaceleración significativa. Como los productos pesqueros tienden a seguir las tendencias comerciales predominantes, es probable que el 2019 sea un año más desafiante para la industria en general. Al mismo tiempo, la escasez de oferta para varios demersales, cefalópodos y pequeños pelágicos continuará, manteniendo los precios relativamente altos, incluso si la demanda se debilita. Para los productores acuícolas, mientras que en la actualidad hay un buen abastecimiento de algunas especies como el camarón, el reconocimiento de las tendencias de demanda a largo plazo y la escasez general de productos pesqueros continuarán impulsando la inversión y la investigación en medios alternativos de producción de especies de cultivo.

Imagen Extra: